200 años antes

200 años antes
Dr Manuel Belgrano

jueves, 16 de agosto de 2007

Bautismo de fuego

La flota invasora, reforzada con efectivos y armamentos provenientes de Ciudad del Cabo y las mismas Islas Británicas, zarpó hacia Buenos Aires el 28 de junio de 1807 arribando ese mismo día a la Ensenada de Barragán, para desembarcar 12.000 efectivos fuertemente armados, al mando del general John Whitelocke.
El tercio, al son de las gaitas arrebatadas al Regimiento 71 de “Higlanders” escocés el año anterior y encolumnados tras sus gloriosas banderas del Reino de Galicia y la Cruz de Santiago, marcharon hacia la Plaza de Toros, en el extremo norte de la ciudad (hoy Plaza San Martín), para defender la posición, amenazada en esos momentos por el enemigo. El ataque era inminente porque en ese lugar se encontraba el arsenal al que los invasores pensaban ocupar para bombardear desde allí la población.
Al mando se encontraba el capitán Jacobo Adrián Varela. El tercio tomó posiciones y entro en combate, batiéndose con la bravura. En el fragor del enfrentamiento, comenzaron a agotarse las municiones mientras los británicos cargaban una y otra vez con el objeto de desgastar a los defensores. Se ordenó entonces a pardos y morenos ir en busca de municiones hasta los depósitos cercanos pero regresaron con las manos vacías para informar que las puertas se hallaban fuertemente trabadas. La situación era desesperante y superado por ella, el capitán de marina Juan Gutiérrez de la Concha no tomó las medidas pertinentes. Por esa razón, Varela al grito de “¡Santiago! “¡Muertos antes que esclavos!”, ordeno a su tropa, las que cargaron a bayoneta calada abriendo una brecha en las filas enemigas. Las fuerzas hispanas lograron escabullirse evitando caer prisioneras, no sin antes inutilizar dos cañones apostados sobre las barrancas que apuntaban hacia el río.

200 años después, los cadetes de primer año pertenecientes al Tercio de Voluntarios Urbanos de Galicia de la Escuela Nacional de Náutica, vuelven a invocar el lema de su regimiento, luego de ser bautizados por los cabos (cadetes de II año), pasando a ser fusileros del cuerpo. Y para celebrar el acontecimiento como siempre el asado, la bebida y el brindis con todos lo cadetes pertenecientes al cuerpo.
Este bautismo fue llevado a cabo por primera ves el año anterior, por iniciativa de los Cabos Barrientos Damián y Destasio Alejandro, cadetes que cursaban el segundo año de la escuela. Este acto no es mas que una bienvenida a los cadetes de primero y un insentivo más para aumentar los lasos y la camaradería que une al cuerpo.
Esperando continué esta alegre tradición, me despido.


Sargento Mayor Destasio, Alejandro

3 comentarios:

Tpk dijo...

muy buena la historia.... un maestro Varela jeje ;)

Angel Fire dijo...

Muy bueno gordo..... Gracias por poner el link ke te di de turbinas y mi nombre...

BROWNIE dijo...

Muy buena la página.
Parece el Diario de la ESNN

Para cuando una radio????
jajaj

Muy bueno